fbpx

Daymare: 1998 Review

Videojuegos
4

Malo

Los años 90 fueron una época en la que reinaba un tipo muy particular de juego del tipo survival horror. Estas experiencias de ritmo glaciar, cargadas de muchas balas en oscuros pasillos, eran bastante comunes, pero rara vez se ven en estos días. En ese sentido, el objetivo de Invader Studios fue dar a los fanáticos del survival horror de la vieja escuela una pequeña muestra de lo que se han estado perdiendo.

Las aguas de la nostalgia de los videojuegos de los 90 son profundas y tienen una gran capacidad de arrastre, pero un aspecto de la nostalgia es que rara vez representa la realidad. La nostalgia, por su propia naturaleza es un recuerdo idealizado, casi ficticio, de eventos, sentimientos y experiencias pasadas. A veces la vida te da la oportunidad de regresar a ese pasado, pero podrías encontrar algo bastante diferente que arruine en muchos sentidos ese agridulce recuerdo de antaño.

Daymare 1998 comenzó su desarrollo como un remake hecho por fans de Resident Evil 2. Pero como Capcom terminó haciendo su propio remake, el equipo de Invader Studios decidió que en lugar de desechar todo su duro trabajo, desarrollarían su propia IP. La pasión y la dedicación del equipo son evidentes en todo momento, así como su evidente impulso para conseguir un título que aproveche todo lo que hizo famoso al género survival sorror en los 90’s. Para bien o para mal, han tenido éxito en replicar esa sensación.

Los muertos se han levantado y tu trabajo es dispararles. Estoy seguro de que hay más en la historia que eso, pero rara vez le presté mucha atención. Después de las primeras cutscenes, escritas con torpeza e interpretadas con una voz espantosa, dejé de intentar prestar atención a la tan trillada historia. Cabe señalar que no estoy seguro de si la horrible actuación y la mala escritura son el resultado de las limitaciones presupuestarias o de una genuina elección de diseño hecha para rendir homenaje a todas las terribles actuaciones de voz y mala escritura que infectaron a muchos de los juegos de terror noventeros. Prefiero pensar que se trata de lo último porque esa ética de diseño pesa en cada aspecto de este título, haciendo que todo se sienta muy mal.

Los verdaderos problemas del juego, sin embargo, no están en la historia, la escritura o la actuación, sino en la acción misma. Cuando empecé a jugar, pensé que mi mando funcionaba mal. Los movimientos de mi personaje y la cámara no respondían, casi como si hubiera algún retraso o problema de ritmo de cuadro que hacía que el movimiento no coincidiera con las respuestas del juego. Lamentablemente, este problema infecta toda la acción en pantalla. El gameplay, por diseño, es lento y deliberado, pero al no hacer que los controles se sientan bien, me sentí bastante frustrado e incluso distraído a cualquier otro estimulo fuera de lo que el juego intentara hacerme sentir.

El combate es más o menos como se espera. Mientras se intenta evitar la tradicional cámara fija de los primeros títulos de Resident Evil, por una vista por encima del hombro, el apuntar eficazmente con mi arma no es satisfactorio.

Como era de esperar, nuestro soldado protagonista, por lo demás bien equipado, vive en un mundo de perpetua deficiencia de munición. De nuevo, como con la escritura y la actuación, este elemento del juego es torpe en su ejecución. Donde Resident Evil, y otros juego, hicieron de la conservación de la munición una parte esencial para crear tensión y aumentar la amenaza de los monstruos, aquí sólo se siente como un paso descuidado y un pobre diseño de monstruos. Como resultado, el combate es una serie excesivamente laboriosa de ejercicios de caminata lenta en el tedio, que creo que se suponía debían ser tensos. El combate se siente como una copia de ideas anteriores con poca o ninguna comprensión del diseño detrás de ellas.

El mismo tema se repite con los puzzles. Los encontramos aquí porque eso es lo que estos juegos tenían en su época, pero una vez más se sienten como pegados en lugar de estar diseñados en función de que todo se sienta cohesivo. Es evidente que todos los elementos en el juego se sienten prestado de otros juegos mucho mejores. Pero digamos que ese no es el problema, ya que eso es lo que Daymare: 1998 quiere ser. Donde Daymare falla es en hacer algo interesante con estas ideas. La dedicación servil a recrear un juego del tipo survival horror de los 90 por encima de todo, ha acabado llevando al equipo hacia su propio oscuro callejón sin salida.

Cada capítulo (de los cuales hay cinco) intercambia su perspectiva de un personaje a otro, reuniéndolos lentamente. Este definitivamente es un muy buen guiño de las rutas de Leon/Claire de RE2, pero de alguna manera la mejora, puesto que en lugar de jugar a través de una campaña y luego la otra, opta por contarte toda la historia en una sola pasada. Esto hace que la narración intente ser algo más fluida, intercambiándola, pero como pago fuerza una desconexión entre el jugador y los personajes. Del mismo modo, afectaba el sistema de juego puesto que a menudo no me importaba ahorrar munición y salud como lo haría de otra manera, ya que sabía que en el siguiente capítulo no me enfrentaría a las repercusiones de esto.

En cuanto a la presentación, estaba tanto impresionado como decepcionado. Para ser un pequeño equipo independiente, creo que han hecho un trabajo sólido de dar a sus pasillos oscuros, y enemigos en descomposición, un nivel decente de pulido. Dicho esto, el diseño puede ser diverso y no están al nivel de calidad que se esperaría de un juego lanzado en 2019, incluso uno que intenta ofrecer una experiencia retro.

Afortunadamente, se ha prestado mucha atención a todos los entornos. Todos se sienten meticulosamente hechos a mano y para los cazadores de huevos de Pascua, sin duda, se deleitarán con los incontables guiños al terror de los 90. Esa fue una característica del juego que realmente llegó a gustarme.. Si pudiera volver a explorar el juego sin los zombis, sólo para encontrar todos los elementos escondidos, probablemente lo haría.

Si Daymare: 1998 fuera un mod, podría perdonar muchos de los problemas que tiene, pero cuando pides dinero por un producto, ese producto debe cumplir con un cierto estándar y ser adecuado para el propósito. Lamentablemente ese no fue el caso aquí. Estoy seguro de que los fans más hardcore del género encontrarán algo para disfrutar aquí, pero fuera de ello, es complicado recomendar un producto que se siente bastante artificial.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Daymare: 1998 para PlayStation 4 brindada por Destructive Creations.

Good

  • Ambientes detallados con muchos guiños al terror icónico de los 90's

Bad

  • Gráficos realmente malos
  • La escritura del juego se siente bastante torpe
  • Los elementos de acción no se sienten bien
  • Se siente como si el diseño general perdiera la meta propuesta

Summary

Tomando elementos de juegos íconos de los 90, Invader Studios ha resucitado una experiencia de terror que es mucho menos que sus partes prestadas. Desde el ritmo lento hasta los pesados elementos de acción, Daymare 1998, en lugar de invocar al terror, solo consigue frustración.
4

Malo

Lost Password