A Way Out Análisis

Videojuegos
8

Muy Bueno

Después de terminar A Way Out, es fácil ver por qué el director Josef Fares está tan entusiasmado con su último juego. La verdad es que es muy bueno, y no necesariamente por lo poco convencional de la propuesta.

Vayamos por partes, A Way Out ofrece a los jugadores solo una forma de jugar, y esa es de forma cooperativa con un amigo. Y si bien la capacidad de jugar con otra persona es algo que muchos juegos incluyen como característica, el enfoque otorgado por Hazelight permite un diseño de juego que se base en su totalidad en la coperatividad.

Los jugadores deben elegir entre uno de dos personajes. Ambos hombres, Vincent y Leo, que acaban de llegar a prisión y rápidamente descubre que ambos tiene un enemigo común. Vincent es un banquero a quien una figura criminal llamada Harveo le tendió una trampa. Leo, por otro lado, estuvo involucrado en un atraco donde fue traicionado por el mismo hombre.

Ambos se convierten en vecinos en prisión, donde formulan un plan para salir de la cárcel y buscar venganza. Si bien es un inicio lento, A Way Out es un paseo salvaje de una historia con muchas influencias cinematográficas.

La jugabilidad de A Way Out es única ya que los jugadores deben jugar con algún compañero de forma obligatoria en pantalla dividida ya sea jugando localmente o en línea. Es una táctica interesante, pero que permite a ambos jugadores experimentar la historia de cada personaje.

Los jugadores trabajarán juntos para resolver acertijos, principalmente a través de eventos de tiempo rápido y simples indicaciones de botones. La historia pone a los usuarios en una serie diversa situaciones y escenarios. Esto va desde la vida en prisión, a un escape audaz, y luego la vida fugitiva. Estos ajustes van desde secuencias tenues de sigilo donde los jugadores deben trabajar en conjunto para evitar la detección, hasta secuencias de acción que involucran tiroteos a gran escala y conducción de vehículos.

Algo interesante aquí, es que el titulo nos brindará las chances de seleccionar diferentes enfoques al abordar varios escenarios. Como cada personaje tiene una personalidad única, deberemos elegir entre el plan de uno de los dos reclusos. Por un lado tenemos el enfoque más impulsivo de Leo o las tácticas más ingeniosas de Vincent.

Si bien el juego parece ser bastante lineal para la mayoría, existe la posibilidad de ver nuevas opciones de diálogo o aspectos del juego si se elige una ruta u opción distinta. Cada área del juego también tiene una variedad de diferentes personajes NPC para hablar, mini-juegos para probar y, por supuesto, los objetivos principales. Si bien esto puede no sonar como algo innovador, nuestra experiencia cooperativa nos hizo ser cada vez más competitivos y tomar un descanso del camino principal para lanzar herraduras, jugar baloncesto o incluso baseball.

Las secuencias del juego están llenas de sobresaltos, ya que en un momento el título te mantendrá frenéticamente huyendo de las autoridades, mientras el próximo te mostrará escenarios más calmados donde la idea es desarrollar mejor la construcción de los personajes importantes en pantalla. Y ese es un factor muy importante pues brinda elementos muy humanos a ambos reclusos.

Con eso en mente, puedo señalar que hacia el final de A Way Out es inevitable haber creado una afinidad con cada uno, y eso es un testimonio de lo bien escrito que está el juego.

En términos de duración, podría estar de acuerdo en que la experiencia es algo corta, siendo capaz de terminarla en 5 o incluso 6 horas. Pero en términos de calidad estoy más que seguro que esas 6 horas ofrecen mucha satisfacción.

Etiquetado como un juego cooperativo de acción y aventura, A Way Out se inspira en varios géneros diferentes. Puedes ver las influencias de juegos como Uncharted, Tomb Raider e incluso Splinter Cell. No obstante, Hazelight nunca se apoya demasiado en una de aquellas mecánicas, por lo cual el resultado siempre se mantiene novedoso. En ese sentido, encontrarás una serie de escenarios de juego muy distintos, ya que ninguno se reutiliza.

Si bien en muchos juegos está claro que hay un ciclo básico de juego en el que se forma un circuito que se reutiliza una y otra vez, A Way Out está construido alrededor de la historia por lo que la jugabilidad se siente como un dispositivo narrativo. En ese sentido, no hubo una sola vez en el juego en la que pude sentir que mi progreso fue en vano.

En algunos juegos, el modo cooperativo es la mejor forma de jugar. En A Way Out, es la única forma. La buena noticia es que cualquiera que compre A Way Out puede invitar a un amigo a jugar con ellos sin la necesidad de contar con dos copias del juego. Y eso provee también de un elemento de camaradería que escapa al juego y hace que se sienta incluso mucho más real.

Los aspectos netamente técnicos entran en un segundo plano, ya que si bien A Way Out se respalda en su historia, es imposible no darnos cuenta del poco trabajo realizado sobre los detalles en los rostros o incluso en las actuaciones de voz y los efectos de sonido. Pero como dije anteriormente, todo esto entra en un segundo plano, ya que son las secuencias las que nos venden una experiencia completa. Aparte que es imposible no dejarte llevar por la excelente trama y ritmo de A Way Out.

Para concluir, A Way Out toma algunas de las mejores ideas de juegos de acción y aventura y las mezcla con la narración de una gran película. Es casi perfecto en ritmo y progresión, mientras que ofrece al jugador mucha variedad en el transcurso de esta experiencia de seis horas.

 

¡Síguenos en Instagram!

Summary

Muy recomendado. Siempre y cuando tengas un amigo cerca.
8

Muy Bueno

Lost Password